Tránsitos planetarios en Aries, primavera 2013

Tránsitos planetarios en Aries, primavera 2013

Hemos entrado en la primavera de un año que se avecina extraordinario en muchos sentidos, porque nos supone un esfuerzo considerable para estar alineados con la nueva conciencia que entró el 21/12/12. El punto vernal, el que se identifica como la entrada del Sol en Aries representa el principio de una nueva etapa de experiencias que van a proponernos dejar atrás muchos parámetros antiguos, para atrevernos a ser lo que realmente queremos ser, o lo que nuestro Yo Superior ha programado para esta etapa que nos mide con el destino, nuestro destino. La conjunción de Marte con Urano que coincide con la entrada del Sol en Aries, no va a darnos tregua y va a impulsar toda clase de  acontecimientos. Es posible que esta tremenda vibración, esa alta frecuencia sea muy fuerte estos días y que mucha gente se haya encontrado mal en su piel i esté experimentando eso ahora mismo. Nos alteran esa energía porque no logramos canalizarlas adecuadamente y es como si cupiésemos en nuestros cuerpos. Todas estas energías nos revuelven, nos proponen cambios que nuestra personalidad no termina de aceptar y lo peor es resistirnos.

 

No se trata de que los planetas exteriores estén mandándonos energías descontroladas, sino que la resonancia del planeta interior, es decir la parte de Sol-voluntad, la de Marte-Acción y la de Urano-Fusión o fisión internas y que están conectados a nuestras necesidades, no se alinean y la conciencia está reclamando que hagamos de una vez. Las personas que han ido cambiando progresivamente se adaptarán mejor a esas transformaciones, los que se han parapetado detrás de su muro de incomprensión, se verán sacudidos, porque recordemos que no se trata de que la primavera la sangre altera, es que el Equinoccio marca un punto de expansión de la naturaleza, de impulso de todo lo que había quedado aletargado, reverdece, se exalta y la savia empieza a circular. Es un ciclo anual que la naturaleza asume, pero que el ser humano, alejado de los ciclos originales, se altera porque no es capaz de asumirlos adecuadamente, esa vitalidad le sobrepasa.

 

La primavera es un estado anímico que nos prepara para el crecimiento y la plenitud que alcanzamos al pasar la puerta del próximo solsticio, que coincide con la fiesta iniciática de San Juan. No solo tenemos que prepararnos físicamente, el cuerpo que se ha estado cubriendo, encogiendo por el frío, empieza a despertar, sino que todos nuestros sentidos, físicos y metafísicos se remueven y es un momento anímicamente delicado.

 

Todos los planetas que pernoctan en Aries durante esta etapa, el Sol, Marte, como hemos anotado, Venus que entra hoy, (22 de marzo) en Aries y Mercurio que entrará el 15 de abril, pasan por los grados de Urano en el primer decanato de Aries y este acontecimiento astrológico nos lleva a renovarnos una y otra vez, ya que la conjunción, que representa precisamente el paso de un planeta por encima de otro, es un aspecto semilla. Lo que se renuevan son energías adscritas a cada planeta. Con el Sol, que avanza y estará en el punto de conjunción exacto el día 28 de marzo, en periodo de plenilunio, nos insta a impulsar la voluntad, iniciativas relacionadas con nuestra presencia Yo Soy. Con Marte, como lo hemos mencionado, nos toca romper las reglas de lo caduco y ponernos manos a la obra. Se han dictado y se dictarán sentencias en los tribunales, y en nuestras consciencias. Con Venus se pueden romper uniones como también recuperarse antiguos afectos, volver a empezar, plantar las semillas de la unificación dentro del ámbito del amor más fusionado con la naturaleza humana, con los afectos sinceros. Con Mercurio, tienen que surgir ideas revolucionarias, romper moldes caducos, apartar todo lo que es contrario a la dinámica social justa, se pueden tomar medidas que favorezcan la transparencia y la ecuanimidad.

 

El tránsito de planetas por Aries siempre representa una novedad, un principio en el que la pureza y las iniciativas vanguardistas tienes que tomar el relevo de lo que en el signo anterior se liquidó.

 

Vivamos estos tránsitos como bocanadas de aire puro para afrontar la etapa de la Pascua, como un camino de muerte de tendencias obsoletas y el renacimiento de una personalidad realmente crística.

Comentarios

Como siempre Milena, sublime, genial, los tránsitos los he empezado a sentir con mucha energía, energía positiva, de avance, voluntad y resolución, la semilla planta en el frío invierno e interiorizada en lo profundo, regada con el elemento agua pisciano, florecerá hermosa en la primavera. Que florezcan en ti tantas flores como regalos nos aportas con tu sabiduría y generosidad. Un abrazo fuerte.

Genial, manita, tu artículo sobre la primavera, super inspirado, ahora nos toca tomar nota adecuadamente.